cover, vintage, cassette

Post 50: Retratos de La última Generación.

Desde la calle.

Estos últimos días he tenido pensamientos recurrentes de la infancia, Mi drive está lleno de polaroids ambulantes, invisibles, y recuerdos nítidos como con ese efecto de las Holgas  vintage junto a montón de ideas que circulan en mi mente como órbita de algún planeta.

No puedo evitar recordar momentos tan graciosos de aquel tiempo, la vida que se vívía en aquel entonces, las aventuras que solo los niños que nos tocó disfrutar de la calle, brincando por las azoteas y jugando con los vecinos a cuanta cosa se nos ocurría podemos entender.

¡Tomábamos agua de la llave por Dios! y nunca enfermamos del estómago. Jugábamos a atrapar renacuajos en tiempos de lluvia, coleccionabamos ranas, nos metíamos en los charcos con agua sin importar la tierra incluída, inventábamos nuestros propios juegos, nuestras propias reglas.

Vaya que nunca imaginamos cuando niños, los tiempos que nos tocaría vivir hoy.

El Misterio ha sido resuelto, nunca esperaríamos que este fenómeno llamado pandemia, haría padecer a la humanidad, quitándole el libre derecho que por años no valoramos: La libertad.

En estos momentos, hablar del 2019 suena ya hasta un poco lejano…

¿Será acaso que ya nos adaptamos a esta normalidad tan anormal? Y esta anormalidad se vuelve cada vez más normal.

Ahora vivimos en modo de supervivencia activado.

Nuestro temporizador interno se volvió prioridad,  y a éstas alturas las personas evidentemente no somos las mismas, las expectativas hacia un futuro se encuentran pausadas.

Hay un recelo por el acercamiento, adaptándonos cada día a este presente caótico, en el que intentamos adaptarnos a lo inadaptable, extrañando todo aquello de lo que alguna vez fuimos parte.

El presente asecha al presente, el pasado intacto, el futuro incierto.

Es tiempo de lluvias,..

y ya no se danza bajo las gotas.

Ahora tememos enfermar de cualquier cosa.

Vivimos en cómodas jaulas, donde podemos navegar hasta el fin del mundo a través del Gran Hermano, observándonos, como un brujo adivinando nuestros deseos, que más por bueno es por lo predecible que nos hemos vuelto, en un mundo en el que cada día se van creando nuevas necesidades desde la comodidad de tu casa.

Asi la vida en 2021.

Un viaje al pasado me lleva a pensar en lo que mis ojos y los de mi generación hemos visto pasar a través de los años, o mejor aún, de lo que hemos sido parte.

He llegado a pensar seriamente durante estos días, que somos parte de la última generación análoga…

Esa generación ahora casi extinta, que empezamos a llamar “Legendaria”, que en su niñez brincaba a la reata, que no necesitaba más motor que una super BMX, somos la generación que se enseñó a andar en un apache, la que caminaba con walkmans, la que conoció los cassettes y los tituló a puño y letra, y no tenía problemas con que hubiera un lado A y un lado B, ni siquiera en los acetatos.

Luego aparecieron los diskettes (sin considerar los Flopys), cuando 1.44 mb eran suficientes, somos los que conocimos las computadoras por la marca printaform, somos la generación que reía y que se emocionaba con tonterías, los que conocimos el primer beso después de los 12 años, y no teníamos ni puta idea de lo que era el amor, pero aun así, nos arriesgamos a sentir.

La última generación que hacía cartas de amor por escrito, y llegó a usar los teléfonos de disco.

Sin celular, sin cámara digital, guardamos esos momentos que nos hicieron soñar.

Que importa la generación que fuimos, si la X o la Y, o la subgeneración en medio de éstas dos letras.

Ya nada es igual, tarde o temprano todos esos momentos y esos recuerdos, serán obsoletos cuando nuestra generación se extinga por completo…

Salvo por algún loco que viaje más atrás por curiosidad y nos encuentre entre vestigios rotos y entonces, nos verán con aprecio…

y las nuevas generaciones (las que aún no conocemos) dirán… ¿Qué se hubiese sentido ser parte de todo eso?

Los últimos 20 años han surgido cosas increíbles, no hay duda…

pero no por ello todo lo que hemos vivido es menos importante.

Somos la última generación…

La generación de los Bytes que precede a la de los Teras y aún asi no es suficiente.

Somos…

La Generación de la transición.

Si te ha gustado, dale like o comenta mi post.

Gracias.

Con cariño, La Mona.

Deja un comentario