cover, amor paralelo, corazon

Post 52: Amores paralelos. Corazón anónimo.

Amor en Retrospectiva.

Llega un momento en tu vida donde haces esas pequeñas pausas para reflexionar.

Siempre hay un escenario detonante en el que empiezas a recordar lo que crees que ya había sido olvidado.

No siempre la mente es tracionera, simplemente la mente busca un refugio de autoprotección, pero existen detalles que te regresan a esa remembranza para hacerte recordar tu propósito en el presente.

Hoy, uno de esos momentos pasó por mi mente, y ni hablar por mi corazón sesgado, hice un #backtotime sin querer, y me regresé 20 años atrás:

Y ahí estaba yo, justo en mis veintitantos, me vi recordando un momento que me llevó a mi niñez casi cercana a la adolescencia, como un hipervínculo en mi propia memoria, despertando recuerdos ya olvidados.

Fue como navegar en un espacio tridimensional…

Cuando niña me veía a los 20´s vestida de blanco y con la aspiración como toda mujer de formar un hogar, con niños, un esposo amoroso y toda la cosa.

Ansíaba porque el reloj avanzara tan rápido para llegar a ese momento.

Ahora estoy en ese recuerdo de mi niñez, haciendo un viaje al futuro, y me encuentro a los casi veinte años, con un presente que parecía ir en dirección a aquello que de niña siempre imaginé.

Espacios

Hay un vacío que no puedo escribir sin recordarlo con pesar, cuando creía en el destino y en sus causalidades.

En ese momento, mi causalidad era tan perfecta, todo tenía un sentido, y todo tenía un porque. No había dudas. Había todo.

Toda pieza parecía embonar, el rompecabezas parecía resolverse prospectando un futuro que incluía todo aquello que soñé en mi infancia y en realidad, parecía estar sucediendo.

Me sentí tan inspirada y con tanta confianza. Una historia de película siempre pensé.

En esta historia de amor, no podía haber lugar a dudas ni equivocaciones.

Un amor que habría superado cualquier barrera, tiempo y distancia.

Un amor que creí que duraría para toda la vida.

(Qué triste es cuando no es asi, y te das cuenta demasiado tarde).

Este amor, que me hizo feliz y que me hizo creer que lo imposible era posible, 20 años después destruiría de la manera mas ruin y vil, aquella hipótesis de la existencia de una conexión especial, y que siempre llamábamos almas gemelas.

De esta línea a la siguiente hay un gran vacío que no merece la pena ni siquiera recordarlo.

[ Sin embargo, lo recuerdo porque la pérdida fue devastadora ].

En este intervalo de 20 años de ausencia de aquel amor del pasado, que ahora llamaré “utópico”, los viví en presencia de un amor más auténtico y tangible, sin darme cuenta, hasta perderlo.

Más de una década de recuerdos y vivencias que me conmueven hasta los huesos.

Y el infortunio fue haber abierto los ojos a destiempo. Tic tac, tic tac.

Una larga y trágica historia de amor entre líneas.

Durante esos 20 años de ausencia de aquel supuesto amor verdadero… se abriría un paréntesis importante, en el que viviría sin saberlo, las aventuras más increíbles de mi vida.

Momentos que recuerdo a veces con nostalgia la mayor parte del tiempo.

Y si!… no era perfecto… pero, ¿Cómo poder olvidar a quien demostró su amor con hechos cada día, a quien te hacía reir con cualquier tontería, con quien compartía el café por las noches, y  hacía del cumpleaños una celebración especial?

Su primer serenata, en la calle en el centro de la ciudad, solo aparcó y fue una gran sorpresa escuchar a estos 3 hombres de vestimenta antigua cantar; otra de las serenatas fue norteña; y otra, con los chicos del coro de una iglesia…. una noche llegó con un trío de enmascarados de lucha libre…

(me río al recordarlo… era media noche, cuando escuché un ruido extraño, y al asomarme por la ventana, lo primero que vi fue una Parca! llevándome el susto de mi vida, no porque en verdad creyese que era algún fantasma, sino porque lo primero que pensé fue ¿Quién demonios entro a la casa? hasta que logré enfocar mi vista, ví que era él) y asi, hubo otras más.

Fueron muchas las mañanitas en las que el Rey David tocó mi puerta…

A mi manera, tuve una vida, un hogar, y momentos extraordinarios partiendo de lo ordinario.

Fué, una linda experiencia compartir algunos años de mi vida con este amor.

Sin embargo, hoy, en este presente, ausente de ambos amores. Todo aquello queda atrás, sumándose a mi historia y a la narrativa de mi vida.

 

Hoy, es un momento diferente…

La vida te exige mudar de pensamiento para poder sobrevivir; de lo contrario, las cargas se vuelven demasiado pesadas.

Una nueva oportunidad de descubrir el amor en otra faceta, en otra forma y en otra naturaleza necesaria.

Todo cambia, todo.

AMOR

Hoy, redescubrir el amor no se vuelve un gran desafío, sino una nueva aventura por explorar los límites propios.

AMOR es despertar todos los días y agradecer el estar.

… es haber navegado durante la tormenta y aferrarte al timón, no a un amor cambiante ni inconstante, sino a algo mucho más grande y supremo.

AMOR es verte al espejo y sentir que cada día vas un poco más recuperando tu sonrisa.

AMOR es abrazarte con el alma cuando el “por qué” te desgarra.

Y así, cada día que pasa, el pasado va quedando más lejano.

Creo que sigue siendo hermoso encontrar ese pequeño porcentaje de parejas que eligen a la persona correcta, mientras el resto siempre termina en compañía de quien no debió.

Por mi parte, por lo menos debo decir que me alegra no vivir esa última parte, en donde la expectativa no fue suficiente y el amor no dió para más.

La vida es tan interesante, que seguirá habiendo vidas después de tu vida, e historias después de tu historia.

Share it

Deja un comentario