Post 20, metamorfosis, pasajeros

Post 20: Un astronauta en la Tierra.

El proceso de cambio.

Metamorfosis en el reino terrícola.

¿Estamos obligados a ser los mismos siempre? Me parece que la respuesta sería NO.

Amo las mariposas, porque ellas me hacen recordar que en la vida todo se transforma… siempre.

Anónimo

El sin embargo

Resulta tan fácil expresarlo de ésta forma como si fuese una ecuación tan simple como sumar un 2 + 2, o como una práctica alquimista, o como pasar de un estado sólido a líquido en un dos por tres.

Pero la realidad es, que toda transformación surge fuera del contexto del concepto comodidad, porque por naturaleza, se prefiere el entorno seguro, el espacio aparcando en una línea blanca, o permanecer en modo estacionario; pero, ¿que pasaría si por alguna razón tuvieses que aparcar en línea amarilla?

tennis, yellow line

Esa delgada línea amarilla es un momento temporal y crucial, en el que das un paso adelante, o te mantienes detrás de ella.

Todos los eventos a los que el ser humano está expuesto inevitablemente, encierran una especie de preludio con una fina pretensión: la de conocerse mejor a sí mismo, para poder transmutar.

La transmutación es inminente.

En definitiva, todos los seres humanos estamos expuestos a esta transmutación que se manifiesta en una metamorfosis constante a lo largo y a lo ancho de nuestra existencia. Y este proceso de cambio se encuentra presente prácticamente en nosotros desde la gestación.

Es un hecho que, en el día a día sería prácticamente imposible percatarmos de este proceso que sucede tan lenta y paulatinamente, pero que cada faceta por la que atravesamos los seres humanos nos lo recuerda como un manifiesto vivo de esta transformación, más latente y más presente, como cuando brincamos de una etapa a otra intempestivamente;  de la niñez a la adolescencia; de la adolescencia a la juventud, de la juventud a la adultez y así sucesivamente por los siglos de los siglos.

Ahora bien, hasta el momento esto sería tan solo la mitad de los inevitables cambios visibles y palpables, pero lo más relevante es, que a la par, nuestro interior y nuestra mente experimentan también una transmutación constante que finalmente va definiendo la identidad de cada ser.

astronaut, street

Pero esto es aún más profundo, el sentido de encontrar la congruencia entre el ser como unidad en si mismo como una verdadera proyección auténtica.

De ahí que NO, no estamos obligados a permanecer igual por siempre, y si lo pensamos aún mejor, estaríamos más bien condenados a buscar constantemente como “obligación” vehemente, esa mejora continua que representa la evolución de nuestro propio ser. Ese SER que conjuga el pensar, hacer y actuar de manera congruente, fortaleciendo su esencia propia.

La vida en ciclos

Sabias que… Así como la serpiente muda de piel, en el ser humano se producen cambios significativos cada siete años? Estos se conocen como Los septenios de la vida humana.

En conclusión, estamos comprometidos con la evolución permanente y destinados a la constante transformación.

butterfly, mariposa

Deja un comentario