Post 09: Diferencia de caracteres

El signo es esencial.

Y la expresión… sustancial.

El carácter es la fuerza sorda y constante de la voluntad. Herni Dominique Lacordaire.

Y entre el carácter y el carácter, la diferencia la hace tan solo el contexto simbólico.

Y vaya que ¡si! porque realmente son dos cosas distintas. Pero en este caso, me gustaría abrir un espacio para plantear un posible complemento entre uno y otro término, desde la perspectiva del contenido y la forma.

El mensaje y la intención, o incluso la intensidad, quedan implícitos en ambas. Por ejemplo, no es lo mismo afirmar: “Él jugó”, o cuestionar: “¿Él jugó?” o el sentenciar: “¡El jugó!”. La apreciación de la perspectiva es lo interesante, pues si lo vemos como sujeto en verbo representa un sentido en verdad profundo cuando nos referimos a una la acentuación de una acción; pero, si cambiamos la acción por sustantivo y sin acento (el cual es considerado también un carácter), cambia el contexto; pues bien podríamos referirnos a un delicioso jugo de naranja o limón, dependiendo si el humor es dulce o un poco ácido.

and, symbol

Es entonces, donde surge esa especie de personificación para cada uno de los signos, símbolos o caracteres, los cuales vale la pena entender concienzudamente para poder comunicar nuestras ideas o incluso nuestras emociones mucho mejor, más aún, cuando se trata del lenguaje escrito.

Es el énfasis: el carácter

Esta personificación es relevante, como si hubiera la posibilidad de existir en cada carácter especial una “especie humana” que cobra vida propia: el contenido, su significado y su papel en función en diferentes contextos.

Todo parte de la creación y concepción, aún tratándose de simples caracteres, pues para llegar a la creación de cada uno de ellos. se tuvo que haber pasado por un proceso previo que llevó a la conclusión de una definición propia, y una vez que se tuvo claro el significante, como cuando en el acto se abandona esa fase de gestación, dio pie al nacimiento de algo con valor de ser aprendido en un lenguaje universal, pero que a su vez,  tampoco ha dejado de evolucionar con el transcurso del tiempo, sujetos siempre a una transfiguración o incluso metamorfosis.

Para esto, una especie de historia ha estado dando vueltas por mi cabeza: una escena que involucra a algunos de estos caracteres cuyas formas en el sentido significante, hablan un poco acerca de si mismos.

Y la historia comenzaría…  en alguna parte donde éstos celebres se dan cita de manera informal.

¿?

El primero en tomar la palabra, sería la gran interrogante. Desde luego cuestionando absolutamente todo. El por qué la hora, el por qué el lugar, el por qué del por qué. Pareciese que este signo quedó atrapado en la edad de los tres años. Sin embargo, gracias a su naturaleza inquieta, es que la humanidad avanza constantemente desde los tiempos en que el hombre fue hombre. El hecho de cuestionar nos hace no quedarnos estáticos o esperanzados a que las respuestas lleguen solas ¿No creen?. Y he aquí un dato curioso sobre su origen.

¡!

Un símbolo de carácter un tanto ambiguo. El expresivo o el “asorado”. De naturaleza exclamativa; o es efusivo o es persignado. Yo, francamente… prefiero pensar en lo primero como un atributo, la cualidad de una exclamación en el énfasis y en lo relevante que son los matices que definen una emoción, pero jamás enmarcado en lo segundo… aunque ¡aplicable! y en este sentido me reservo mi opinión.

&

Et. Ligadura y conjunción. El símbolo que nos invita a la unión; podría decir incluso, de carácter un tanto flemático, y el mediador por excelencia. Tiene ese gran poder de reunir dos almas afines, compatibles… cuando es así, puede lograr que dos o más logren realizar hazañas increíbles. Aunque también es justo, porque en caso de desvelarse la incompatibilidad haciéndose presente, no reparará en retirarse, y entonces, sobrevendrá la desunión.

#

Conocidos por muchos como “El Gato”. Sagaz y analítico. Emplea la lógica para todo, lógica lo ha llevado a estar presente y de manera útil, mucho más en el ahora llamado modernidad, asegurando su vigencia permanente, es decir, que este símbolo realmente encontró una funcionalidad en el esquema de la supervivencia. Su agenda hasta el “full” todo el siempre: donde hay una “party” lo llaman; donde hay un caso de emergencia, lo llaman; donde hay algún acontecimiento importante, ¿que creen?… ¡Si!, lo llaman #party #sos #elecciones, etc.. Pero continuando, les decía, es probable que hoy en día “El Gato” sea como el “alma” de todas las fiestas: el alma de la comunicación en nuestros días.

Solo hay un pequeño problema con este carácter; es triste, pero cuando esta solo, no sabe quién es. Ha pasado demasiado tiempo tan acompañado, que no puede hasta hoy descifrarse a sí mismo.

Curiosamente, invadido por la duda, limitado en expresión, por lo que prefiere… no cuestionarse absolutamente nada.

Y por lo pronto, hasta aquí colorín colorado, porque hay una gran secuencia de caracteres en espera, mientras tanto estos cuatro seguramente tendrán una lista de temas a tratar y más aún, por debatir.

 

Y si has llegado hasta aquí,

leyendo este quizá extraño #post.

Querido lector, quiero decirte: ¡Gracias!